Zamora es una ciudad bellísima… tranquila, con encanto.
Nos gustó mucho volver, esta vez para tocar en una iglesia diferente, San Juan de Puerta Nueva, también conocida como Iglesia de San Juan Bautista ya que está dedicada a ese Santo.
El nombre de “Puerta Nueva” se debe a que en en año 1.171 se abrió una nueva puerta en la zona de la muralla cercana a la iglesia.

Tocamos en la boda de Gaspar y Ana. Esta vez fue el novio quien se encargó de la elección de la música. Para su entrada, el Preludio de la suite nº 1 para violonchelo solo de Bach. Para la salida, Memory del musical “Cats”. El sacerdote majísimo, amante de la música, nos contó que había estudiado violonchelo.

Nos fuimos pensando en que volveremos para pasar un día entero y disfrutar de una ciudad en la que merece la pena pasear con calma.

Musica boda religiosa, ceremonia boda

Comparte!

Deja un comentario