Habíamos pasado cientos de veces por allí y nunca nos habíamos fijado en la pequeña y bonita Iglesia Nuestra Señora del Carmen en la carretera de El Plantío.

Cuando éramos pequeños e íbamos de Majadahonda a Madrid en el autobús, esa carretera era empedrada, y recordamos el tremendo ruido y traqueteo de las ruedas sobre el empedrado, que mas tarde quedó oculto bajo el asfalto.

Y ayer entramos para tocar en la boda de Maria y Manuel. Tras la bendición final interpretamos la Salve Marinera y fue precioso que todos los asistentes se unieran a nosotros cantándola.

Comenzamos 2016 cargados de ilusión por seguir poniendo música y sentimiento a todas las bodas en las que ya cuentan con nosotros y en las que contarán.

¡Feliz día!

boda religiosa

Comparte!

Deja un comentario