Estuvimos tocando en El Cañavate, Cuenca, el sábado 5 de Septiembre. Cuando llegamos allí:

-Eva: La otra vez que estuvimos aquí ¿tocamos en una boda, o también en la misa de las fiestas patronales como hoy?
-Emilio: Me suena que fue en la misa.
-Eva: Sí, yo estoy también casi segura.

Ya de vuelta, comprobamos que era la tercera vez que íbamos! y las 3 veces para tocar en la misa en honor a la Virgen de Trascastillo. En 2009, 2010 y 2015. Toda una alegría que la Hermandad de la Virgen de Trascastillo haya contado con nosotros de nuevo, esta vez a través de Lidya. ¡Gracias!.

La leyenda cuenta que en el año 1456, un pastorcillo que se hallaba con su rebaño en la parte posterior del castillo de El Cañavate vio a la Virgen, quien le dijo que bajo el montón de piedras que había justo ahí, se encontraba una imagen suya y deseaba que fuera rescatada y venerada. Allí acudieron todas las gentes de El Cañavate y efectivamente encontraron la imagen.

La misa del otro día fue muy mágica y especial… todo el pueblo en la iglesia, niños, jóvenes, mayores, iglesia viva. Don Jose Ramón oficiando con 3 sacerdotes más.

Nosotros estábamos en un lateral cerca del altar. Normalmente Raquel se coloca delante, pero en esta ocasión, como había unas columnas, se puso como se ve en la foto, detrás de nosotros para que se nos viera bien a los tres, especialmente a ella que llevaba la melodía la mayor parte de las veces. Y esto produjo algo increíble… teníamos su voz directamente en nuestros oídos, ¡fue impresionante!, su fuerza, su expresividad…. cuando finalizó el Ave María, nuestra piel estaba con el vello de punta. Que vamos a decir de nuestra soprano , pero si algún día la escucháis en directo podréis comprobar en vuestra propia piel lo que os contamos…

Misa con soprano

Comparte!

Deja un comentario