Madrid estaba abarrotado, comenzaban a salir las procesiones de viernes Santo. Entramos en la Iglesia de la Santa Cruz y nos preparamos tocar durante el besapies al Santísimo Cristo de la Vida Eterna.

Fue como siempre, precioso y emotivo. Silencio, respeto, devoción, oración, calma, introspección.
La música suave y solemne, acompañando el tranquilo desfilar de la gente ante la imagen de Cristo.

Gracias a Antonio y a Paco por contar cada año con nosotros. Gracias a toda la Cofradía del Santo Entierro de Madrid.
https://www.facebook.com/cofradiadelsantoentierro.demadrid
https://www.santoentierromadrid.es/

Musica para misas, funerales, violín, vioonchelo. Duo para funerales

Comparte!

Deja un comentario